Calderas de biomasa

Las calderas de biomasa son aquellas que usan como combustible material vegetable, este puede ser preparado especialmente para ello o no. Las principales características de este tipo de calderas son: La contaminación que produce es casi nula y el precio del combustible es el más barato del mercado. Por el contrario, la caldera en sí, es bastante más cara que una de gas o de gasóleo.

Para usar una caldera de biomasa para la calefacción, lo normal será necesario solo el cambio de caldera, no de todo el sistema de calefacción, ya que este sistema es compatible con los modos calefactores más comunes, como los suelos radiantes o los radiadores.

El combustible vegetal que se diseña para estas calderas, se llama pellets y se trata de serrín prensado, creando unos pequeños cilindros con alto poder energético al ser quemados.

Funcionamiento de una caldera de biomasa

La forma de funcionar de una caldera de biomasa es muy parecida a la de oras calderas de gas o de gasoil. La diferencia es principalmente el combustible que usa y la forma de procesar los residuos que se producen en el proceso.

Hay un quemador que quema los pellets, creando calor que sirve para calentar el agua que fluye por un circuito. Esta agua caliente se usa para la calefacción, ya sea mediante radiadores, suelo radiante u otro sistema. Además también se puede producir agua caliente, como ocurre con las calderas de gas mixtas.

Al terminar el proceso es donde se haya la gran diferencia. Las calderas de combustibles fósiles o gases, producen CO2 contaminante, que se expulsan al aire directamente. En una caldera de biomasa, se crea un CO2 natural, como el que producen las plantas, que no contamina prácticamente nada. Además, al quemar la biomasa se crea una ceniza, que es las calderas de pellets se suele almacenar en un depósito que deberá de ser vaciado cada trimestre aproximadamente. Esta ceniza también es biodegradable, siendo muy útil como abono.

Instalación de una caldera de biomasa

La instalación de una caldera de biomasa es bastante similar a la de una caldera de gas o gasoil. Se necesita acudir a profesionales para que todo quede en regla. El inconveniente de tener que crear una salida al exterior de los gases, haciendo un boquete en la pared normalmente, no se presenta en una caldera de biomasa, por el contrario, se necesita un espacio de almacenaje del combustible.

Existe la opción de remodelar una caldera ya instalada de gasóleo o gas en una de biomasa. En esos casos hay que adaptarle el quemador de pellets, al ser sistema de calefacción parecidos, es una forma que se usa usualmente, pero se pierde alrededor del 30% de la energía producida.

Tipo de calderas de biomasa

  • Calderas de pellets: Son aquellas que solamente usan como combustible aquel material vegetable uniforme especialmente diseñado para ser usado como tal, son las más comunes.
  • Calderas de poli combustible: Usan cualquier biocombustible triturado. Son de mayor tamaño y potencia, por lo que se usan en industrias sobre todo.
  • Estufas de leña: Mezcla la apariencia de una chimenea tradicional, con la quema de leña, con el sistema de caldera de biomasa. Son modelos más caros.

Ventajas de una caldera de biomasa

  • Funciona con combustible no contaminante.
  • La biomasa es bastante barata y tiene un alto poder energético. Funciona con combustible no contaminante.
  • Son calderas más seguras que las de gas o gasoil, ya que el combustible que usa no puede explotar ni nada parecido.
  • Hay ayudas por parte del Estado para su instalación

Desventajas de una caldera de biomasa

  • El precio de una caldera de biomasa es más elevado que otros tipos.
  • Se necesita un espacio para almacenar el combustible.
Pide presupuestos de calefaccion y calderas a multiples empresas a la vez y ahorra hasta un 40% al comparar presupuestos